La reencarnación

Alma visita el cuerpo
La vida y la muerte

Desde la antigüedad, el ser humano suele tener siempre el deseo de conocer el origen y el significado de la vida, de su existencia, por otro lado se encuentran las miles de interrogantes que podemos formularnos acerca de la muerte.

¿Existe la muerte? ¿Qué nos ocurre como individuos después de morir?  ¿Hay vida después de la muerte? ¿Es posible regresar? ¿Cuál es nuestro propósito en el mundo?.

Estas son muchas de las preguntas cuya respuesta conforme ha pasado el tiempo se han vuelto cada vez más relativas, por un lado diversos sistemas religiosos y por otra parte la ciencia que también cuenta con su versión de los hechos, pero que al limitarse al estudio de lo material y finitamente medible u observable, carece de las respuestas que demandan preguntas relacionadas con asuntos netamente trascendentales.


Sin embargo, más allá de las relatividades existentes entre cada de una de las teorías que los diferentes grupos humanos hallan fabricado, para conseguirle explicación a los fenómenos que no tienen aparente respuesta, existe una gran verdad de la cual debemos ser conscientes y que además, tiene el poder de brindarnos respuesta a esas preguntas que todos nos hemos hecho.

Primero que nada debemos saber que en realidad nuestros cuerpos son el medio de transporte y albergue de nuestra alma, en el cual estará por un tiempo determinado, esto es lo que llamamos vida. Luego, al individuo le ocurre un suceso que suele ser doloroso y trágico para aquellos afectivamente apegados a él, esto es la muerte.

Durante la muerte, el alma o esencia abandona los órganos del cuerpo que luego de esto se vuelve inservible. Luego las acciones hechas por el individuo son juzgadas en un proceso que viene a ser como la ley de causa y efecto. Todos y cada uno de los actos que un individuo realiza en vida, tendrán consecuencias sean buenas o sean malas.

Estas consecuencias se verán reflejadas en las diferentes oportunidades que dicho individuo tendrá para resarcir sus obras, esto quiere decir que la trayectoria de un alma es trazada por el contenido y el sentido de dichos actos y será juzgada una vez abandonado el cuerpo material luego de la muerte.

Superado el proceso de muerte física, donde el alma pasa del plano terrenal a uno superior o astral, llega el momento en el cual esa alma deberá afrontar otro proceso, en el cual ésta entra a un nuevo cuerpo que será el vehículo que le transportará por el camino de su ahora  nueva vida.

Este es el proceso al cual se le conoce con el nombre de reencarnación y las condiciones de esa nueva vida en la cual el individuo reencarnó, vienen determinadas por los méritos o falta de méritos ganados como consecuencia de sus actuaciones, a esto se le llama karma.

De este modo, la parte que reencarna de nosotros es la parte espiritual, por esta razón es que podemos decir que la persona no es en realidad el cuerpo que podemos ver y palpar, sino esa energía inmutable que siempre permanecerá, el alma, ni siquiera los sentimientos ni las ideas, pues estos cambian todo el tiempo.

Ahora bien, la siguiente interrogante que puede surgir es:

¿Cuál es propósito de la reencarnación?

Comprender el verdadero propósito de la reencarnación, es encontrar cual es una de las más importantes finalidades del hecho de tener que  pasar nuestras vidas en la tierra, por ese ciclo repetitivo de la vida y la muerte.

Este ciclo constituye una herramienta necesaria para que la persona adquiera el aprendizaje para liberarse del tener que reencarnar una y otra vez, y aprovechar cada oportunidad para cumplir con su objetivo, que es alcanzar un estado semejante a lo divino.

Es así como queda claro que los seres humanos aprendemos a adquirir cualidades que lo acercan a su origen divino, tanto como el plano material o físico se lo pueda permitir. Para esto debe aprovechar bien el tiempo que tiene determinado en este mundo, para expandir esas potencialidades espirituales cada vez que tenga que volver a reencarnar.

Puesto que el hecho de volver como alma a habitar otro cuerpo material implica estar también sujeto al dolor, los deseos y el sufrimiento de la vida, lo mejor es que la persona logre elevar sus cualidades hasta que este forme parte de un todo.

Es aquí cuando el alma está lista para regresar al lugar donde pertenece, cuando ha alcanzado ese anhelado estado de iluminación. No obstante, de manera especificada ¿Cómo puede un individuo liberarse del interminable ciclo de reencarnaciones?.

Existen diferentes formas de lograr escapar del ciclo de reencarnaciones sucesivas, entre ellas está el aprovechar el tiempo que se viva en la tierra para no ceder a los deseos egoístas y liberarse de ellos, volverse una persona más compasiva, abrir el corazón a todo el mundo, viviendo en armonía con los principios con las leyes que gobiernan los principios del universo, uniéndose a los conceptos de la verdad y el amor, y que estos le hagan brillar llevándolo más cerca de lo divino, respetando a los demás individuos viviendo en plena armonía con toda la naturaleza que le rodea, y respetando el vivir de todo ser vivo.

En todo caso, si aun no fuera suficiente, pasar por otra reencarnación vendrá a ser una nueva oportunidad para perfeccionar los aprendizajes ya adquiridos. Sería injusto el solo pensar que solamente existiera una oportunidad, una sola vida, para lograr los aprendizajes mencionados anteriormente, pero afortunadamente podemos vivir una nueva si esto llega a considerase necesario.
loading...
loading...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Acuario 2018

Piscis 2018

Capricornio 2018