La Navidad

Imagen de una parte de un árbol de navidad
El 25 de diciembre (solsticio de invierno en el hemisferio norte) se festeja la Navidad en toda la cristiandad (excepto en la iglesia ortodoxa). La Navidad, es el nacimiento de Cristo. Actualmente, la Navidad es una fiesta más profana que religiosa. Es tiempo de gran actividad comercial e intercambio de regalos, reuniones y comidas familiares.

En Occidente se celebra la Misa del gallo en iglesias y catedrales. En los países de América Latina, de arraigada tradición católica, se celebra especialmente la Nochebuena (24 de diciembre) con una cena familiar para la que se elaboran una diversidad de platos, postres y bebidas tradicionales. También se acostumbra asistir a la Misa del gallo y celebrar con cohetes y fuegos artificiales.

En México, la Nochebuena constituye la culminación de una celebración que dura nueve días a la que se llama “las posadas”. Éstas empiezan el 16 de diciembre y conmemoran el viaje de María y José en su búsqueda de alojamiento antes del nacimiento de Jesús.


En definitiva la Noche Buena, es una noche para recordar el nacimiento de Jesús, pasar la noche en familia, con una buena cena, momentos agradables, para renovar la fe, compartir con los que más quieres y hacer el regalo de navidad para quienes lo celebren.

CONTRADICCIONES EN LA FECHA DE NACIMIENTO DE JESÚS


En el siglo II de nuestra era (100 años después del nacimiento de Cristo), los cristianos sólo conmemoraban la Pascua de Resurrección, ya que consideraban irrelevante el momento del nacimiento de Jesús y, además, desconocían absolutamente cuándo pudo haber acontecido.

Durante los siglos siguientes, al comenzar a aflorar el deseo de celebrar el natalicio de Jesús de una forma clara y diferenciada, algunos teólogos, basándose en los textos de los Evangelios, propusieron datarlo en fechas tan dispares como el 6 y 10 de enero, el 25 de marzo, el 15 y 20 de abril, el 20 y 25 de mayo y algunas otras. Pero el Papa Fabián (236-250) decidió cortar por lo sano tanta especulación y calificó de sacrílegos a quienes intentaron determinar la fecha del nacimiento del Nazareno.

La Iglesia armenia fijó el nacimiento de Cristo el 6 de enero, mientras otras iglesias orientales, egipcios, griegos y etíopes propusieron fijar el natalicio en el día 8 de enero. Finalmente, dado que en el concilio de Nicea (año 325) se declara oficialmente que Jesús es una divinidad, ya que el padre y el hijo son el mismo, se decidió fijar el natalicio de Cristo durante el solsticio de invierno (en el hemisferio norte) o sea, el 25 de diciembre, fecha en que se festejaba el nacimiento de variadas deidades romanas y germanas y, claro está, la misma fecha en que todos los pueblos contemporáneos festejaban la llegada del solsticio de invierno.

Las iglesias orientales siguieron y siguen festejando la Navidad el 6 de enero. Aunque la tradición nos ha llevado a creer que Jesús nació en el primer año de nuestra era, lo cierto es que no fue así, ni mucho menos, si nos atenemos a los únicos datos conocidos sobre el particular, eso es a las informaciones vagas y contradictorias reseñadas por sus biógrafos, Mateo y Lucas, que, además, situaron el domicilio habitual de José y María en dos lugares diferentes y muy distantes entre S: Belén (Judea) y Nazaret (Galilea). El mismo Lucas relata en su texto el nacimiento de Jesús en dos fechas distintas, una en el año 6-7 d. C. y otra en el 4 a. C.

De esta forma un mismo evangelista, en las cuatro primeras páginas de su texto, dató el nacimiento de Cristo en dos fechas separadas entre S por un mínimo de 10 años. Mateo fijó el nacimiento de Jesús “en los días del rey Herodes” y, por tanto, antes del año 4 a. C., durante el cual murió el monarca judío.

Los principales expertos actuales fechan el nacimiento de Cristo entre el año 9 y 5 a. C., habiendo un gran consenso alrededor del año 7 o 6 a. C., lo sitúan en el contexto de la población judía de Palestina, y piensan que Jesús residió en Nazaret (Galilea), hasta la edad de cuarenta años, poco más o menos, trabajando en el oficio familiar de carpintero albañil hasta que lo dejo para ir al encuentro de Juan el Bautista, tras lo cual inició el corto período (alrededor de 2 años) de vida pública que relatan los Evangelios.

Si bien el lugar exacto del nacimiento de Jesús no se sabe, ya que los evangelista callan al respecto, una tradición cristiana tardía dio por cierta la suposición de que el nacimiento tubo lugar en alguna de las muchas cuevas calizas que existen en las cercanías de Belén.

Habiendo sobrevenido el nacimiento de Jesús, según la tradición católica, mientras sus padres estaban refugiados en una cueva que contenía un pesebre por todo mobiliario, y estando aparentemente faltos de medios materiales y de calefacción (era invierno en esa zona), aparecen en escena los dos personajes infaltables en los pesebres, el buey y el asno, que con su aliento calentaron devotamente al niño recién nacido.

Esto es aceptado por la Iglesia, a pesar de que no figura en ninguno de los Evangelios, sino que figura en el evangelio apócrifo (no oficial) denominado Seudo Mateo, del cuál proviene el relato en el que esta basado el pesebre que adorna todos nuestros árboles de Navidad.

La concepción de Jesucristo, nueve meses antes, según lo cuenta Mateo fue así: María y José estaban desposados, pero todavía no convivían. María, que era virgen, se halló concebida del Espíritu Santo. José siendo un hombre justo no quiso denunciarla como adultera, sino que resolvió repudiarla en secreto.

Y, según cuenta Mateo, mientras reflexionaba sobre esto, se le apareció en sueños un ángel y le dijo que no temiera recibir en su casa a María, su esposa, ya que lo concebido en ella era obra del Espíritu Santo. También le dijo, que daría a luz un hijo al que deberían ponerle de nombre Jesús, porque salvaría a todo su pueblo de sus pecados. Y José hizo todo lo que el ángel le mandó. José, el carpintero, fue uno de los hombres más injustamente tratados por la historia cristiana.

En las primitivas representaciones de la familia de Jesús, aparecía como un hombre joven, fuerte y sin barba, pero como consecuencia del inicio del culto a María, la figura del carpintero fue postergada y relegada al papel de encargado de aprovisionar de alimento a la familia. Junto a este proceso también se le hizo envejecer hasta la senectud, de forma que, siendo ya nulo su vigor no fuese obstáculo ni sombra de sospecha que impidiese proclamar la virginidad perpetua de María.

LA ESTRELLA DE BELEN


El único, que menciona la estrella de Navidad o de Belén, es Mateo. Dice que la estrella precedía a los reyes magos hasta que se paro encima del lugar donde estaba el niño Jesús. Ya en la antigüedad se defendía a la estrella como verdadera. El teólogo Orígenes (c. 185-253) decía que estaba próxima a la naturaleza de los cometas. Muchas hipótesis aparecieron para explicar el "milagro de la estrella de Belén", tratándolo como un fenómeno astronómico real.

Unas hipótesis apuntan al brillante planeta Venus, pero este planeta ya era conocido en aquellos tiempos, difícilmente pudo ser tomado como algo extraordinario. Otros señalan el paso de un cometa, concretamente del Halley, pero éste ya había transitado por nuestro sistema solar el año 11 a.C., bastante antes del nacimiento de Cristo. Los hay también que atribuyen la "estrella" a una supernova (explosión de un sol cuya brillante luz puede verse durante meses, incluso de día), pero no hay registros históricos de esa época al respecto pese a que si lo hay de novas observadas en el 135 a. C. y el 173 d. C.

La opinión más razonable y aceptada la propuso el astrónomo Johanes Kepler en 1606. Para Kepler, la estrella de los magos no fue otra cosa que la rara triple conjunción de la Tierra con los planetas Júpiter y Saturno, estando el Sol pasando por Piscis. En esta conjunción los planetas se ven como uno solo, los que los hace una luz muy brillante.

Los cálculos de Kepler determinaron que la conjunción  se dio en el año 7 a. C., lo que resulta compatible con las fechas asignadas al nacimiento de Jesús esbozadas mas arriba. Un evento como este se dio en 1940-41 y no se volverá a dar hasta el 2198. Kepler conocía los comentarios que sobre el profeta Daniel había escrito en 1497 Arbabanel, un sabio judío.

Según Arbabanel la conjunción de Saturno y Júpiter en la constelación de Piscis había tenido lugar cuando el nacimiento de Moisés, y tendría lugar otra vez cuando naciera el Mesías. Arbabanel creía que la liberación traída por el Mesías se efectuaría de acuerdo con el versículo (24, 17 Números) de la Biblia que dice "Y de Jacob se levantará una estrella y de Israel surgirá un cetro."   Tal vez el redactor del evangelio según Mateo no hizo más que aprovechar, con intención mítica, el suceso cósmico.

La explicación mas simple consiste naturalmente en creer que Dios creo una estrella que guiase a los Reyes Magos y una vez cumplida su misión desapareciera tan rápida y misteriosamente como había sido creada. Pero Dios usa muchas veces para sus milagros las causas naturales, y el milagro consiste en que estas se realicen en el momento y lugar justos.

EL MUÉRDAGO


Aunque casi todas las personas asocian esta planta con la costumbre navideña de besarse debajo de ella para conseguir un amor eterno o iniciar una relación amorosa, el muérdago es una de las plantas con mayor significado simbólico como protectora de las casas y los establos.

Su popularidad arranca de tiempos prehistóricos y a su alrededor se han forjado cuantiosas leyendas que han llegado hasta nosotros con tanta fuerza que todavía hoy sentimos hacia ella una gran adoración hasta el punto de convertirse en un elemento casi imprescindible que adorna nuestras casas durante la Navidad.

RITUALES CON MUÉRDAGO


Esta planta previene contra las fuerzas malignas, al igual que regalar una ramita, es un acto que refuerza su poder de protección sobre la persona que lo recibe.

**Por eso colocarla en la puerta de entrada de la casa es un gran  protector del hogar. Lo mismo, puedes regalarlo como proteger a esa persona de negatividades.

**Sus bayas (que son venenosas), se emplean para realizar hechizos de amor y para el insomnio. Para conciliar el sueño, haz un saquito de ramitas y hojas, de la planta, y colócalo luego  bajo la almohada, además ayuda a evita las pesadillas.

**Para alejar el mal y limpiar una casa, puedes hacer un sahumerio con ramitas y hojitas de muérdago, llévalo por toda la casa, desde la parte más interior hacia fuera, este remedio es efectivo para expulsar las vibraciones negativas. Mientras pasas el humo por todo el hogar, di lo siguiente: este conjuro: “Muérdago sagrado, bendice mi hogar, expulsa todo mal, para nunca regresar”.

EL ÁRBOL DE NAVIDAD


Tiene sus orígenes en la antigua creencia germana de que un árbol gigantesco sostenía el mundo y que en sus ramas estaban sostenidas las estrellas, la luna y el sol. (Lo que explica la costumbre de poner a los árboles luces). Era también símbolo de la vida,  por no perder en invierno su verde follaje cuando casi toda la naturaleza parece muerta.

Para algunas culturas el árbol tiene un significado místico ya que representa el medio la unión del cielo y la tierra: ahonda sus raíces en la tierra y se levanta hasta el cielo; por eso en muchas religiones, sobre todo en las orientales, el árbol es un signo de encuentro con lo sagrado, del encuentro del hombre con la divinidad y de la divinidad con el hombre.

Como por ejemplo:  el ARBOL DE LA SABIDURIA situado en el centro de Edén, símbolo central del pacto entre Dios y el hombre; El Árbol de AÇvattaha de los Hindúes; el árbol paradisíaco HAOMA de los Persas; El árbol de las manzanas áureas de Jardín de la Hespérides; El árbol del Vellocino de Oro de Jasón; en el Nuevo Testamento se da un correlativo del árbol del Edén y es el Árbol de la Cruz, según la medieval Legenda Crucis, ésta habría sido hecha con la madera del primero.

Es muy común el que los árboles estén relacionados con la fecundidad, el crecimiento, la sabiduría y la longevidad. Por ello hacer el árbol de navidad significa todo lo citado además de buena suerte, prosperidad y señal del sentir el Espíritu Navideño. No debemos dejar de hacerlo, ya que sin duda llenará la casa de buenas vibraciones y sentimientos positivos.

Es recomendable poner cerca del árbol, una vez decorado, alimentos como lentejas, arroz, garbanzos, harina, etc. y algunas monedas como símbolo de prosperidad y abundancia en el hogar.

SOLTISCIO DE INVIERNO


Esta es una de las fiestas más importantes de la tradición cristiana y también de tradiciones paganas que coincide con el solsticio de invierno, aunque este se produce entre el 21 y el 22 de Diciembre.

Un resumen de las ideas sobre el fuego y el Sol viene dado por el significado especial que tenía para los hombres esta fecha. Se trata del día más corto, el momento del año en que el Sol posee menos fuerza y parece “próximo a su muerte.... y está próximo a su resurrección”. Se transforma en el Sol niño que comienza a crecer en los cielos y, al mismo tiempo, encarna en los hombres en forma semejante a ellos.

Probablemente esta imagen daría origen a la idea del año viejo, representado como un anciano, que muere para dar lugar al año nuevo, un niño que crecerá y se desarrollará durante otro año solar. Justamente coincide con la celebración de la Navidad y no por casualidad, como se explicó anteriormente. Así que tanto por un lado como por el otro, éste es un día especial propicio para llevar a cabo rituales, meditaciones, proyectos, limpiezas, etc.

Aquí hay varios rituales, elige el que más vaya contigo.

RITUALES PARA NAVIDAD


VELAS


Necesitarás, una vela roja o dorada. De una a tres velas o una vela  blanca para cada uno de los presentes. Purpurina dorada. Cerillas de madera. Encenderemos la vela navideña (poder de acción y fuerza solar) con cerillas de madera,  diciendo:"Poderes del Sol y de la Luz, en este día, cuando el Sol alcanza su menor fuerza y, al mismo tiempo, comienza su lento camino de renacimiento, cuando nace el niño Dios Sol, os pedimos que iluminéis esta vela con la fuerza del renacimiento y el poder de crecimiento."

Frente a la vela, visualizaremos las fuerzas solares fluyendo hacia nosotros. Hecho esto, encenderemos de esa vela central un máximo de tres velas (una por persona si el ritual se hace en grupo) y, tras dejarlas arder unos minutos, las apagaremos sin soplar, dejando arder la vela central.

Las velas así obtenidas se guardarán y, cuando tengamos alguna petición especial durante el año, especialmente si se trata de peticiones de saludo, prosperidad, amor o protección, las encenderemos dejándolas arder hasta su total consumición, formulando una oración con nuestra petición y permaneciendo en meditación sobre nuestra petición frente a las velas unos 15 minutos.

Al finalizar este pequeño ritual, se recomienda tener preparado un pequeño regalo e intercambiarlo con los demás presentes o, si se hace solo, regalarlo después a alguien a quien tengamos especial estima o sea una persona necesitada.

También se arrojará purpurina dorada al aire, sobre sí mismo y sobre los presentes, y en las entradas de la casa, diciendo: "Que este polvo dorado ilumine el camino de llegada a la buena fortuna".

LIMPIEZA ENERGÉTICA DEL HOGAR EN NAVIDAD


Para realizarla necesitaremos: Un velón, si es de color azul mejor, pues se trabajará conjuntamente con el arcángel Miguel. CD de música clásica (por ejemplo, música barroca de Andel, Vivaldi o Bach) o instrumental que sea relajante, como la música ambiental que combina sonidos de la naturaleza con suaves tonadas o música Reiki, etc. Incienso con olor de jazmín, vainilla, rosa o  sándalo.

Para comenzar, invocamos a Miguel para pedirle su protección y ayuda para liberar la casa de toda carga energética negativa. Empezaremos por la habitación más alejada de la entrada de la casa, limpiando habitación por habitación, de dentro hacia fuera.

Limpiaremos primero los cuadros, lámparas, ventanas y objetos de adorno hasta que todo quede reluciente. Luego con un paño o mopa bien empapada la pasamos en todas direcciones, el agua tiene un extraordinario poder magnético, así, extraemos y eliminamos todo tipo de energías. Después secamos el piso.

Cuando esté seco, ponemos el velón lo más cercano al centro de la casa como representación del fuego sagrado, a fin de que esa área quede depurada y sea consagrada al servicio de la luz divina, de su amor, de su alegría y plenitud. Con la casa depurada, iniciamos la alimentación del sitio con vibraciones positivas. Esto se hará dejando sonar música de estructura armónica, instrumental y relajante por lo menos 1 hora. Mientras la música suena, podemos quemar un incienso de aroma suave.

Por último, nos paramos lo más cercano al centro de la casa y damos gracias a Miguel por habernos ayudado a despejar lo negativo. Cerramos los ojos y visualizamos que todo el ambiente está lleno con una luz blanquísima, que todo lo penetra. Para incrementar la energía se pueden colocar pequeños tiestos con plantas o bien flores frescas en floreros en cada habitación.

También se puede colocar un bol con agua fresca en cada cuarto para recoger cualquier energía negativa, esa agua se recambia cada cierto tiempo. Y la tiras por el vater.

MEDITACIÓN CON VELAS


Necesitaremos una vela roja o dorada. De una a tres velas o una vela blanca para cada uno de los presentes. Purpurina  dorada. Cerillas de madera. Comenzamos y encenderemos la vela navideña (que significa poder de acción y fuerza solar) con cerillas de madera, diciendo:

“Poderes del Sol y de la Luz, en este día, cuando el Sol alcanza su menor fuerza y, al mismo tiempo, comienza su lento camino de renacimiento, cuando nace el niño Dios Sol, os pedimos que iluminéis esta vela con la fuerza del renacimiento y el poder de crecimiento.”

Empezamos la meditación, frente a la vela, visualizaremos las fuerzas solares fluyendo hacia nosotros. Hecho esto, encenderemos de esa vela central un máximo de tres velas (una por persona si el ritual se hace en grupo) y, tras dejarlas arder unos minutos, las apagaremos sin soplar, dejando arder la vela central.

Las velas así obtenidas se guardarán y, cuando tengamos alguna petición especial durante el año, especialmente si se trata de peticiones de salud, prosperidad, amor o protección, las encenderemos dejándolas arder hasta su total consumición, formulando una oración con nuestra petición y permaneciendo en meditación sobre nuestra petición frente a las velas unos 15 minutos.

Al finalizar este pequeño ritual, se recomienda tener preparado un pequeño regalo e intercambiarlo con los demás presentes o, si se hace solo, regalarlo después a alguien a quien tengamos especial estima o sea una persona necesitada.

También se arrojará purpurina dorada al aire, sobre sí mismo y sobre los presentes, y en las entradas de la casa, diciendo: Que este polvo dorado ilumine el camino de llegada a la buena fortuna.

LIMPIEZA PERSONAL


Como la Navidad coincide con el Solsticio de invierno, podemos hacernos una limpieza energética para depurarnos y  cargar las pilas. Necesitamos una vela dorada o blanca, esencia de hierbabuena, incienso de alcanfor o sándalo, pétalos de rosas blancas y colonia de aroma fresco.

Durante las horas de sol colocamos un cubo con agua potable al sol, en esta agua añadiremos un poco de esencia de hierbabuena, los pétalos de las rosas y un poquito de la colonia. Antes de la puesta de sol, retiramos el agua, encendemos el incienso y la vela dorada o blanca, haciendo una oración personal, pidiendo prosperidad, amor, salud, logros, protección, etc.

Luego nos duchamos de manera normal, y a continuación nos vertemos por todo nuestro cuerpo de cabeza a pies el agua con los pétalos de rosas y demás ingredientes. Mientras cae el agua visualizamos que ésta nos llena de una cálida y agradable luz blanca que nos limpia y reconforta. Da las gracias. Recoge los pétalos del baño sin tocarlos directamente con tus manos, usa unos guantes por ejemplo, y tíralos.

VARIEDAD DE CONSEJOS:


* Puede ser recomendable colocar en la casa: herraduras, campanillas, muérdago y acebo para protección de la casa.

* Es recomendable encender fuego en el hogar, si es posible, y conservar alguno de los leños como talismán de protección de la casa.

* Se aconseja comprar un regalo (no es preciso que esa caro) y entregarlo a alguien a quien amemos o a algún necesitado, para invocar los poderes de retribución. Dar es una forma de agradecer al Cosmos lo recibido y de hacernos merecedores de sus regalos.

RECETAS:


TURRÓN DE ALMENDRAS


Ingredientes: 1 kilo miel de romero, 500 g azúcar, 2 claras de huevo1.500 g almendras, 1 limón.
Calentar a fuego lento la miel en un cazo hasta que se evapore toda el agua. Añadir el azúcar y mezclar con una cuchara de madera. Batir la clara del huevo a punto de nieve y añadir la mezcla de miel y azúcar.

Mezclar sin parar durante 8-12 minutos y luego poner sobre un fuego lento hasta que la mezcla empiece a caramelizarse (el color se hace marrón). Añadir las almendras a la mezcla con la piel rallada de un limón. Mezclar bien y dejar enfriarse durante unos minutos. Verter la mezcla en moldes de madera o metal forrados con papel de cocina. Después de 2 horas y media el turrón está listo. Una vez que esté completamente frió, hay que colocar los trozos en un bol hermético.
MASAPÁN.

Ingredientes: 3 tazas de almendras peladas y picadas, 2 tazas de azúcar, 1 taza de agua2 claras de huevo, 4 cucharadas de azúcar glasé, 1 cucharadita de vainilla.

Calentar en un caldero el agua y azúcar hasta que el azúcar se disuelva y la mezcla empieza a hervir. Dejar hirviendo sin remover hasta que tenga una temperatura de 110º (utilizar un termómetro de cocina para controlar la temperatura)  Retirar y remover la mezcla con mucho cuidado. Añadir las almendras, claras de huevo batidas y vainilla. Mezclar todo muy bien.

Colocar el caldero sobre el fuego moderado durante unos pocos minutos, solo hasta que la mezcla empieza a despegarse de los lados de éste.  Poner un poco de azúcar glasé sobre una superficie en la cocina y vaciar la mezcla encima. Amasarla bien, y luego hacer formas, estrellas, medialunas etc. Envolver en papel albal y poner en un sitio hermético.

PAPA NOEL


Papá Noel, que había sido obispo de Asia Menor en el siglo IV, santo en buena parte de Europa desde la Edad Media, y gnomo en Nueva York de mediado del siglo XIX, se vio forzado a viajar por medio mundo antes de poder encontrarse a  si mismo en la maravillosa imaginación de otros. El proceso de metamorfosis que llevo al obispo Nicolás de Asia Menor al gordinflón barbudo vestido de rojo y blanco que le trae regalos a los niños, es tan o más fantástico y apasionante que su propia leyenda.

San Nicolás nació alrededor del año 280 en Patara, una ciudad del antiguo distrito de Licia, en Asia Menor, en el sudoeste de la actual Turquía. Era hijo de una familia adinerada y gozo de una buena educación. A la muerte de sus padres regaló todos sus bienes y se encamino hacia la vida religiosa, ingresando en el monasterio de Sión. Fue ordenado sacerdote a los 19 años por su tío, el arzobispo de Myra, al que muy pronto sustituyo en el cargo tras su deceso.

Gran defensor de los dogmas católicos, falleció siendo arzobispo de Myra cerca del año 350. Fue llamado obispo de los niños, por su amor a los pequeños, y se hizo muy popular por su gran generosidad y amabilidad para con los más necesitados y los niños, a quienes hizo beneficiarios de su fortuna personal.

Su fama se extendió mas allá de las fronteras de su región y comenzó a ser protagonista de gran cantidad de leyendas, atribuyéndosele desde salidas nocturnas para repartir regalos entre quienes lo necesitaban, hasta milagros como el de calmar una tempestad y resucitar a un marinero egipcio.

De entre todos los relatos legendarios acerca de san Nicolás destacan dos historias: una, conocida como la de las tres hermanas, es la base sobre la que se construyó el mito que le convertirá en generoso repartidor de regalos; la otra llamada de los tres hermanos, le hizo acreedor al titulo de patrón protector de los niños.

La primera leyenda cuenta lo siguiente:

En la ciudad de san Nicolás, Patara, había tres niñas que no se podían casar, ya que su padre estaba arruinado y no tenia dinero para sus dotes, razón por la cual el hombre había decidido venderlas a medida que alcanzaran la edad de ser desposadas. San Nicolás se entero de esto y corrió a darle una bolsa llena de monedas de oro en secreto a la mayor, para su dote.

Otro tanto sucedió con la segunda y la tercera a medida que llegaron a la edad matrimonial. Según la leyenda san Nicolás, para mantener el secreto, tiraba la bolsa con el oro a través de una ventana y metía en uno de los calcetines que la niña en cuestión colgaba para que se secase en la chimenea. A la tercera de las niñas le reconocieron, con lo que se hizo famoso por ello.

Esta leyenda y muchas más le dieron fama en Europa. Los vikingos lo adoptaron como santo patrono, y de ellos paso a Rusia donde se convirtió en santo nacional a principios del siglo X. Pero su fama se extendió cuando sus huesos fueron robados de Myra por unos marineros que lo llevaron a la ciudad italiana de Bari, y puesto en la Iglesia de san Esteban.

Apenas llegado ya empezó a obrar milagros y su fama corrió como el viento por toda Europa.

LOS REGALOS


Desde mediados del siglo XIII san Nicolás repartía los regalos y juguetes durante la noche del 5 al 6 de diciembre, pero tras la Contra Reforma católica (1545-1563), surgió otro personaje, Christkind, el niño Jesús, que repartía regalos en el día de Navidad. El avance de la tradición de los regalos del niño Jesús forzó a que san Nicolás pasara a entregar sus regalos el día 25.

La adorable misión de repartir regalos a los niños en Navidad fue adoptada por toda Europa, y el personaje encargado de hacerlo fue desarrollándose a partir de la figura básica del san Nicolás medieval mezclada con diferentes leyendas locales (como los gnomos, el padre invierno nórdico, la bruja buena italiana, y otros mas).

Así nacieron, por ejemplo, los legendarios Kolya (Rusia), Niklas (Austria y Suiza), Pezel-Nichol (Baviera), Semiklaus (Tirol), Svaty Mikulas (ex Checoslovaquia), Sinter Klaas (Holanda), Father Christmas o padre Navidad (Gran Bretaña), Santa Claus (EE.UU.), Père Noël o padre Navidad (Francia)... y otras muchas variantes del mismo mito básico.

Pero al gordinflón de barba blanca y vestido con un traje rojo ribeteado de blanco, que conduce por el aire un trineo de ocho renos transportando un saco lleno de juguetes, se lo debemos a las tradiciones holandesas y a los escritores y dibujantes de Nueva York, EE.UU.  La Tradición de san Nicolás arraigó de forma especialmente intensa en los Países Bajos a partir del siglo XIII.

La imagen del gordo Santa Claus la detalló al máximo el dibujante Thomas Nast, que por Navidad publicó ilustraciones de Santa Claus en la revista Harper’s de 1860 a 1880.

Pero finalmente fue la Coca-Cola la que le dio su actual aspecto en 1931. Para la campaña publicitaria de la Navidad de este año, la Coca-Cola le encargo a Habdon Sundblom que remodelara el Santa Claus de Nast. Él creo un Santa Claus más alto, todavía más gordinflón, aunque más simpático, con un rostro bonachón, de ojos pícaros, chispeantes y amigables, con pelo cano y luenga barba y bigote, también blancos, sedosos y agradables. La vestimenta mantuvo los colores rojo y blanco, que son los de la compañía, pero su traje se hizo más lujoso y atractivo.

A la imaginación de todas esas personas se debe nuestro actual repartidor de regalos. En realidad no hizo más que readaptarse a las antiguas costumbres de san Nicolás u otros repartidores de regalos, que se barajaban en los diferentes países del mundo. Actualmente se lo hace oriundo de Hveragerdi, según los islandeses, los noruegos dicen que vive en la ciudad de Drammen, mientras que los finlandeses (la mas aceptada) juran que e nació y vive en Rovaniemi, todas estas son localidades turística.

Pero la realidad es que Todos sabemos que vive en el Polo Norte con muchos duendes que lo ayudan a fabricar todos los regalos que le piden los niños del mundo, y que reparte los regalos en un trineo volador tirado por los siete renos a los que llama Bailarín, Saltador, Zalamero, Bromista, Alegre y Veloz, todos ellos liderados por Reno el de la nariz roja, que fue él ultimo en integrarse al grupo. Otros dicen que son ocho y se llaman Doner y Cupid, que están cerca de Papá Noel, Blitzer y Comet, Vixen y Prancer, y por ultimo Dasher y Dancer.

Eso que se comenta que los regalos son dejados por los padres, es una terrible mentira que quise echar por tierra con esta biografía seria y concisa de Papá Noel o como a ustedes les guste llamarlo.

FELICES FIESTAS A TOD@S ¡
loading...
loading...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leo 2018

Géminis 2018

Significado de los 12 signos del zodiaco